sábado, 19 de noviembre de 2011

BRITNEY Y EL FAN EQUIVOCADO

Hoy vamos a usar a Britney Spears como ejemplo ilustrativo de lo que te puede pasar si subes al escenario contigo en tu concierto al fan equivocado. Vamos allá con la reconstrucción. 

Río de Janeiro, primer concierto de la gira de Britney Spears en América del sur. Britney enfundada en maillot rosa cantando "Lace and Leather" y bailando como una niña en la función de fin de curso de un colegio cualquiera. Pero no, los tíos buenos y las tías buenas -sudororos todos ellos- de detrás nos recuerdan que estamos en un concierto de la Femme Fatale.Como atrezzo un coche rosa -el público exige que sea rosa- y una barra de striptease. Pero... un momento, eso de ahí junto a la barra... ¿qué es? Un fan. Un fan con flequillo. Ahora es un fan con flequillo y con una boa de plumas que Britney le pone y que no hacía ninguna falta que se la pusiera, por razones evidentes. 



El fan con flequillo y boa de plumas rosa canta como una loca. Canta y baila. Baila y se mueve mejor que Britney Spears. Mientras el fan agita la cabeza y contonea su flequillo y la boa de plumas Britney se sube a la barra y con una pirueta que ya quisera una showgirl para ella, se desliza con sensualidad, dejando caer las piernas sobre los hombros de su fan. ¡Nooo! ¡Error! El fan, fuera de sí, y con los jamones de Britney agarrándole, gira la cabeza y... ¡le muerde una pierna! Segundo 0:48 del vídeo. Ñam, bocado. Britney enseguida se da cuenta de que su fan está como un cencerro, así que decide quitarse de encima y quedarse bailando detrás de la barra. Ahí está segura. O eso creemos. Aunque su fan sigue llamando la atención. Eclipsándolo. Tanto que ya no sabemos quién es la verdadera Britney Spears, de quién es el concierto. Ya somos más fans del fan con flequillo y boa de plumas que de la propia Britney. Y así es como un fan te puede joder el concierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario